sábado, 6 de junio de 2009

Quien suscribe, la gataflora

Nos encontramos con el sol de chico con el que salimos hasta hace poco. Más que nada para hablar de mis tiempos, de lo que nos pasó a ambos en este mes que no nos vimos y puntualmente entender porque no funcionó lo que empezamos (cabe aclarar que detallaré sólo mis defectos, que ya son muchos y suficientes).

Sumido en sus problemas familiares, no quiso sumar uno más a la hora de acercarse a mi, ya que destaca 3 puntos fundamentales en el transcurso de nuestros encuentros:

1) "Vos ebrio sos más cariñoso".

2) "A mi no me vas a pagar un taxi para volverme a mi casa, porque yo me mantengo desde los 13 años y no necesito que ningún tipo me pague nada".

3)Un día hablando por teléfono le consulté que le pasaba y le decía que una pareja se basa justamente, en contarse que nos pasa a cada uno (él, pobre santo, pasa a detallarme lo que lo tenía preocupado), a los 15 minutos, me pregunta él a mi que me pasaba y muy firme le respondí: "no quiero hablar de lo que me pasa".

Me reí a carcajadas y asumiendo lo enroscada que me vuelvo, le aclaré (algo que él ya lo había percatado) que cuando salgo con alguien, no entiendo porque me cambia el humor.

Por suerte nos queda una amistad; la vida, para conocernos más y saber que nos queremos mucho.

2 comentarios:

Agustina R. dijo...

Será gataflorismo o miedo a engancharte?
Yo actúo así muchas veces y creo que es por el miedo a volver a meterme con alguien y arriesgarme a enamorarme.

Madie dijo...

Grisel, hola! Acabo de encontrar tus comentarios en mis primeras entradas :D Ahora paso por acá y como no entiendo mucho de esta entrada voy a darme una vuelta por tu blog :D.

Besooo!